Leyendas cortas de tiburones el Dakuwaqa

Leyendas cortas de tiburones el Dakuwaqa

El Dakuwaqa es una de esas leyendas cortas de tiburones, que sigue encantando a propios y extraños, dado que la historia de este dios del mar es sumamente interesante.

Hay quienes lo miran como una deidad marina que se encargaba de proteger a los arrecifes. Con el fin de no ser descubierto, con frecuencia se convertía en un tiburón de gran tamaño.

Un día Dakuwaqa tomó la decisión de enfrentar a uno de sus rivales, mismo que era conocido con el mote de Suva (para aquellos que no lo sepan, éste también es el nombre de la capital de Fiyi). Ambos contendientes se enfrascaron en una gran lucha. De hecho, la riña fue tan encarnizada que los impactos que se dieron uno a otro, ocasionaron que en el mar se formaran olas de un tamaño inmenso, las cuales provocaron inundaciones en las áreas aledañas.

Una vez más el dios tiburón salió airoso del desafío y gracias a ello pudo proseguir su camino con destino a Kadavu. Cerca de ahí se encontró a un pulpo enorme, quien logró apresarlo. Por más que Dakuwaqa peleaba, no era lo suficientemente fuerte como para librarse de los tentáculos que lo comprimían.

Desesperado el tiburón imploró piedad y le prometió al molusco que si lo dejaba en libertad, a partir de ese momento también se encargaría de vigilar ese arrecife, para que nadie se acercara a él

Aunque el pulpo estaba un poco indeciso, creyó en la palabra de Dakuwaqa y lo liberó de inmediato. El dios tiburón cumplió su promesa. Es más, se dice que en la actualidad, los pescadores que salen al mar, no temen hallar tiburones en su camino, ya que saben que estos no les harán ningún daño.

Como se puede notar en la leyenda corta que acabamos de relatar, todavía en Fiyi la gente siente un gran respeto por las criaturas del mar.